COMPARTIR

Nuestro cuerpo tiene limitaciones, pero nuestra alma no tiene límites. El deseo del cuerpo es recibir mientras que el deseo del alma (nuestro verdadero deseo) es compartir. Permitir que nuestra alma tome las riendas es lo que nos pone en contacto con la habilidad para superar nuestras limitaciones. A través …