Educar

Los niños necesitan que les digan que No, tanto como necesitan tropezarse.  Cuando me tropiezo conozco el suelo de cerca, experimento el dolor y también aprendo lo valioso de volver a levantarme.  Cuando a un niño se le dice que NO (no siempre claro) está obligado a encontrarse cara a …