E.M.D.R.

Del inglés Eye Movement Desensitization and Reprocesing, que en español se traduce como Desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento de los Ojos, el EMDR como abordaje psicoterapéutico está demostrando ser un método innovador que acelera el afrontamiento de distintos problemas de tipo fóbico y traumático. Esta terapia se basa en la facilitación de un proceso que el cerebro humano puede realizar por sí solo, pero que en diversas ocasiones y por distintos motivos puede verse bloqueado. 
Generalmente, solos podemos reprocesar de forma adaptativa los acontecimientos que van ocurriendo a lo largo de nuestra vida. Es decir, somos capaces de asimilarlos, comprenderlos y seguir adelante sin que nos afecten más allá. Sin embargo, en derminadas ocasiones podemos no ser capaces de seguir este proceso de forma natural: ya sea porque los sucesos negativos ocurren en edades infantiles donde la mente no es capaz de asimilar que estén teniendo lugar; bien porque nos enfrentamos a un suceso de tal magnitud que, aunque estemos en edades adultas, nos sentimos superados por él; o incluso ante pequeños sucesos que, repetidos y mantenidos durante tiempo, pueden terminar por calar de forma negativa en nosotros. 
Cuando se dan este tipo de circunstancias no procesamos correctamente la información, de tal modo que pueden haber pasado muchos años desde el suceso negativo, pero cuando pensamos en él todavía nos sigue afectando de igual modo que si estuviera ocurriendo en el presente. Por ejemplo: 
Cuando se habla de una persona que falleció hace años y la emoción sigue siendo la misma que si hubiese sido ayer, estamos ante un duelo mal superado, ya que el recuerdo doloroso ha permanecido en la memoria de forma nítida e intacta durante ese tiempo. 
Con la terapia EMDR lo que se logra es llegar a las emociones de esos sucesos negativos y se consigue que se procesen de forma adaptativa, de tal manera que no sigan haciéndonos daño en el presente y nos permitan continuar con nuestra vida sin lastres emocionales ni afectivos. 
Cómo comenzó la terapia EMDR 
El proceso EMDR fue desarrollado por la Doctora en Psicología Francine Shapiro en 1987 cuando, de forma casual, se dio cuenta que mientras iba pensando en sus preocupaciones y movía los ojos de lado a lado de un modo determinado, poco a poco iba buscando soluciones a esos problemas y la angustia que le provocaban disminuía de forma paulatina. A raíz de ahí se realizaron distintas investigaciones y se creó un protocolo ­de ochos fases­ para su aplicación, que está demostrando tener muy buenos resultados para trabajar todo tipo de patologías, fundamentalmente para el abordaje del trauma.

La aplicación principal de la terapia EMDR es el tratamiento del “Trastorno por Estrés Postraumático” y trastornos relacionados con el trauma psicológico (ansiedad, estrés, depresión…). 



La técnica EMDR es aplicada con éxito en el tratamiento de traumas psicológicos asociados a: 



Víctimas de violencia 



Abusos sexuales 



Terrorismo 


Catástrofes naturales 

Accidentes 
Un trauma psicológico no sólo es debido a causas extraordinarias dignas de ser cubiertas por los medios de comunicación. En palabras de la propia doctora Shapiro, un trauma se define como cualquier hecho que ha tenido un efecto negativo duradero. Y dentro de esta categoría podemos ampliar el espectro de tratamiento de la técnica EMDR a las siguientes situaciones: 
Pérdida de seres queridos 
Adicciones 
Dolor crónico 
Decepciones laborales, sentimentales, materiales 
Fobias 
Cómo casi todas las terapias psicológicas de éxito, aspectos de la técnica EMDR son de utilidad en otro tipo de técnicas y tratamientos como la terapia psicológica, el coaching, el tratamiento del estrés. 


¿Cómo es una sesión de EMDR?
En la sesión de EMDR, el terapeuta colabora con la persona para identificar el problema específico que será el foco de atención. Ésta recuerda el evento perturbador, específicamente que fue lo que vio, sintió, pensó, oyó, etc., y los pensamientos y creencias que tiene sobre ese evento en el presente. El terapeuta facilita el movimiento de ojos u otra estimulación bilateral del cerebro, mientras que la persona se enfoca en el evento o incidente critico, y empieza a observar lo que viene a su mente sin hacer ningún esfuerzo por controlar el contenido. Cada persona va a procesar la información a su manera, pues la información está basada en sus experiencias personales y en sus propios valores. La estimulación bilateral continuará hasta que el recuerdo sea menos perturbador y sea asociado por la persona con creencias y pensamientos positivos de si mismo, por ejemplo: “Yo hice lo mejor que pude”. Durante el proceso de EMDR, se puede sentir emociones muy intensas, sin embargo generalmente al final de la sesión se reporta una reducción del nivel de tensión. 

¿Cuánto tiempo se lleva el tratamiento de EMDR?

Generalmente se requieren una o más sesiones para que el terapeuta analice el problema y decida si EMDR es el tratamiento adecuado. También, el terapeuta explica el método de EMDR y contesta las preguntas del paciente. La terapia de EMDR puede iniciarse una vez que el terapeuta y el paciente estén de acuerdo de que el EMDR sea el método adecuado para el problema que se presenta.
Una sesión de EMDR dura entre 60 y 90 minutos. El número de sesiones depende del tipo de problema, de las experiencias traumáticas del pasado y de las circunstancias actuales de la persona. El EMDR puede ser utilizado dentro de la terapia tradicional, como una terapia adjunta con otro terapeuta, o como único tratamiento.

Reconocimiento de la técnica EMDR 
EMDR es un tratamiento de reconocido prestigio a nivel mundial. El “National Council of Mental Health” de Israel aplica EMDR a las víctimas de ataques terroristas. El “Northern Ireland´s Department of Health“ utiliza EMDR en sus tratamientos del trauma. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos recomienda EMDR para el tratamiento del “Trastorno por Estrés Postraumático”. 
En España, profesores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y profesionales del Colegio Oficial de Psicólogos (COP) han aplicado esta técnica en el tratamiento del trauma para situaciones de catástrofe. 

El EMDR, es por tanto una técnica de contrastada validez, con múltiples aplicaciones y rápida eficaz.