Para poder llegar a un estado de relajación mental es necesario e imprescindible la concentración, en ocasiones tenemos dificultad para disfrutar, de esos estados placenteros, porque nos cuesta desconectar o evadirnos del exterior. Vamos a ejercitar nuestra atención y con ayuda de estos pequeños y sencillos pasos lograremos la concentración necesaria para nuestra relajación mental. 

Debemos de elegir un ambiente cálido y agradable, sin que nada ni nadie nos interrumpa (si compartimos piso avisamos, también desconectamos teléfonos etc). Se puede aprovechar la luz diurna o en su defecto la luz de velas o lamparillas pero siempre tenue. La ropa será holgada sin que apriete e interfiera el flujo sanguíneo (ideal ropa de algodón). La postura para los comienzos es mejor tumbado o sentado con la espalda recta y las piernas flexionadas, recordemos que no hemos de sentir presión o ejercer fuerza con las extremidades, siempre cómodos y sin dificultades. 

Técnica 1- Tápate los oídos con tapones de silicona o las palmas de las manos, si tienes algún problema auditivo mejor usa sólo las manos. En unos segundos te llegará un sonido cuya intensidad o registro tienes que saber identificar, modificar y controlar. Es decir lo que tu escuches es el interior de tu cuerpo, a lo que tendrás que darle una identificación por ejemplo: latidos del corazón, sonido marino, etc. Lo que más parecido te resulte es como le «llamaras» a ese sonido. 
Ahora toca modificar, ¿como? sencillo has de contar y si el sonido es rápido.. tendrás que modificarlo a más lento, si notas que es lento entonces estaría correcto aun así cuenta. 

Me explico: Cuenta ese sonido (1 ola, 1 latido, 2, 3 etc) hasta que tu controles » la velocidad » de tu sonido. Una vez ya lo has logrado habrá cambiado su frecuencia y notarás que estás mejor.. 

Pasamos a controlar es decir, ya has identificado y cambiado la velocidad, entonces tu eres quien controlas y vas a pasar el sonido de un oído a otro, ¿como? Imagina que » tus olas, latidos etc» son como notas musicales en danza y pueden saltar de un lado a otro, las pasas de un oído a otro, como si dieran un salto en medio de tu nariz. No es difícil pero como toda técnica requiere una práctica e interés, no te preocupes sino lo consigues a la primera, nadie nace enseñado pero te garantizo que lo lograrás antes de lo que tu crees. Cuando ya domines la concentración interior de tus sonidos, pasamos a la siguiente fase. 

Técnica 2- Si elegiste la postura sentado, fija tu mirada hacia la pared a una distancia de unos 3 mtros. aproximadamente. Si estás tumbado mira hacia el techo (no tiene que haber ninguna decoración o murales que distraigan la atención). Ahora vas a imagina un punto de color (elige el que más te guste) yo utilizo el azul. 
Fija tu atención y mirada hacia ese punto y procura mantener sobre unos 30 segundos aproximadamente (recuerda visualización pero con los ojos abiertos). gira tu ojos hacia la derecha (no la cabeza) y sigue imaginando ese punto de color, otros 30 seg. de igual manera hacia la izquierda. 
Vuelves al centro y cuentas hasta 50 (sigues imaginando el punto ). Cierras los ojos suavemente, respiras profunda y relajadamente y vuelves abrirlos. 
Con esta técnica se pretende centrar la atención en un punto en concreto pero sin que exista realmente (sólo mental). Se ejercita el poder de imaginar, se aprende a visualizar, y sobre todo a controlar la atención exterior sin que nos despistemos. 
El hábito de la concentración tiende a fortalecer la mente y no tiene un fin en si mismo sino que es un medio para llegar a que la mente se convierta en un instrumento cuyo dueño puede usarlo a voluntad. Una vez logres dominar esta técnica y tu concentración sea más avanzada, estarás totalmente preparado para realizar ejercicios por ejemplo este de relajación, si era la concentración lo que te impedía conseguirlo. 
Sigo insistiendo en que seas paciente y no tengas prisa, lo importante es que pongas interés, lo demás llegará progresivamente e irás notando una mejora a nivel interior y mental. 
De momento nos vamos a conformar con llegar a un estado de relajación natural y de grado medio, ya que para llegar a un estado de meditación avanzada o superior se requiere mucha experiencia y práctica en la que intervienen múltiples factores como la alimentación, la salud, la armonía completa entre el cuerpo físico y mental, etc. Como no es el cometido extendernos con el tema avanzado nos quedamos aquí con estos sencillos pasos que nos van a ayudar para conseguir el propósito que es la concentración. 

Adelante y a concentrase!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.