Abraza el miedo

Cuando uno esconde sus miedos cree esconderse de los demás y, realmente, de quien se esconde es de sí mismo. ¿Tienes miedo? Reconócelo. ¿Sientes miedo? Llóralo. ¿Te enmudece el miedo? Libéralo en tu boca. ¿Te enloquece el miedo? Suelta el hilo de los pensamientos, para que vuele libre de vuelta …